Terapia de luz / Light therapy

En estos momentos mi santo vuela de vuelta a Cartagena después de un fin de semana de lo más accidentado, cortesía de los controladores.

Que esté tan lejos por trabajo tiene sus cosas buenas, como el viaje relámpago que hice a mediados de noviembre: una auténtica terapia de luz. Fue una escapada mitad ocio mitad negocio, en la que además de disfrutar de mi santo, tuve la oportunidad de empezar a conocer la legendaria Cartago Nova.

Además del submarino de Isaac Peral, el puerto está lleno de sorpresas como la “cola de ballena”, de Fernando Saénz de Elorrieta, en la dársena de botes.

Acerca de Lucía

Lo que más me hacía disfrutar de niña era hurgar en el armario de mi madre, caracterizarme, y meterme cada día en la piel de una heroína diferente. Ahora, con más de 30 años, encuentro esos momentos de recreo cuando voy al teatro, escucho un concierto, visito una exposición, o simplemente saboreando una copa entre amigos en un local con personalidad. Son breves entreactos en la rutina diaria.
Esta entrada fue publicada en Ocio, Personal, Viajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s