Se deja caer por aquí con frecuencia con alguno de sus montajes pero hasta el viernes pasado no había tenido ocasión de presenciar ninguno y la imagen que tenía de Rafael Álvarez El Brujo” era la de un pícaro: el Lázaro de Tormes que llevó al cine Fernando Fernán Gómez hace ya diez años.

Picardía no le faltó para ganarse la simpatía del público del Teatro Rosalía y engancharlo a un texto basado en las apreciaciones que el crítico norteamericano Harold Bloom hace sobre el universo femenino en las obras de Shakespeare. El Brujo nos muestra la superioridad emocional de las mujeres que protagonizan las obras del dramaturgo inglés y la torpeza del imaginario masculino haciendo referencias constantes al mundo actual. Hubo para todos: de Zapatero a Rajoy pasando por Urdangarín.

Para mi gusto sobraba algún chiste fácil, pero Rafael Álvarez demostró oficio, aprendido en los Colegios Mayores en su época de estudiante en Madrid y en su paso por la RESAD. El cordobés usa la voz como nadie, podéis comprobarlo esta tarde en la última función programada este año, en el Teatro de Rojas  de Toledo.

Imagen: http://www.elbrujo.es

Anuncios