La lengua madre, siempre nos quedará la palabra

Imagen: pentacion.com
Imagen: pentacion.com

El pasado viernes, después de asistir a la representación de La lengua madre en el Rosalía, no pude evitar preguntarme dónde había dejado a Setete. A los que me seguís en twitter os sonará porque es mi nombre de usuario, pero también es como aparece mi apellido en las fichas del primer año de escuela en lugar de Serantes.  Parece ser que con tres años le expliqué con tal vehemencia a mi adorada señorita Fina que mi apellido era plural, y que por eso tenía que llevar más de un “te”, que le pareció mejor dejarlo estar que corregirme intuyendo que ya se me pasaría.

Un lío parecido a los que se hacía de niño el personaje que crea Juan Diego en la obra de Juan José Millás, que nos advierte desde la humildad y la verdad de lo perverso que puede llegar a ser el lenguaje que inventan los que dominan el mundo para acomplejarnos. A veces casi nos sentimos huérfanos ante términos como cashflow, subprime, o test de estrés, por eso el autor nos invita a arroparnos durante 90 minutos con palabras de nuestra lengua madre. Una pena que la voz de Juan Diego no llegue bien a toda la sala. No fue impedimento para que el público le dedicase un prolongado y caluroso aplauso.

Last Friday I attended the representation of The mother tongue in Rosalía Theatre. Juan Jose Millas invites us to reflect on the importance of words and their proper use in this play starring the actor Juan Diego.

Imagen: pentacion.com
Imagen: pentacion.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s